17 preguntas que debes hacerte antes de empezar un negocio

Odio y me gusta la rutina – sí, las dos cosas a la par -. Te explico.

Odio la rutina cuando está vacía de sensaciones, esa rutina que tienes y la sensación que desprendes cuando un trabajo no te gusta.

Adoro la rutina del orden en mi vida. Levantarme a una hora concreta, saber qué voy a hacer a las 20.00h, recoger la mesa después de almorzar… Digamos que eso me da cierta sensación de control en mi día a día.

Por esa misma sensación creo que no podría tener el típico «trabajo de 8 a 18» y si pudiera tendría que ser algo muy concreto y diferente que me permitiera mantener un equilibro en mi vida en cuanto a la gestión de mi tiempo, mi rutina y el trabajo en sí.

Si alguna vez has emprendido sabrás a lo que me refiero.

Si no lo has hecho puedo hacerte un breve resumen pero no vas a saber sobre lo que estoy hablando hasta que no lo vivas. Ser tu propio jefe es muy gratificante y estimulante, aunque ya te conté que no es para todas las personas, antes de que des el primer paso y «te montes en la montaña rusa del emprendedor» quiero que veas este post en el que hablaba de motivos para no emprender.

Dejando a un lado los números, ya sabemos que la mayor parte de los negocios que se montan en el día de hoy acaban fracasando, pero que esto no te preocupe. Si algo me ha marcado en estos años que llevo «montando cosas» ha sido que hay que darle la vuelta a las cosas.

Si te encuentras un problema no te enfoques en el problema, enfócate en la solución (La frase queda de puta madre para twitter). Ya en serio, voy a ponerte un ejemplo gráfico.

Si 7 de cada 10 negocios fracasan en el primer año. Tienes dos opciones.

Pensar que eres uno de esos 7 que cierre o pensar que eres uno de esos tres que triunfa.

Con esto no me quiero referir a que el pensamiento positivo atrae lo positivo… No, no hablo de eso.

Hablo de que si sabes que de 7 proyectos 1 puede funcionar. No montes 1, monta 7.

Gracias al Lean Startup, a los sistemas de generación de modelos de negocio y Facebook (por ejemplo) no tienes porque gastarte miles de euros en validar tu proyecto.

Puedes descartar tu negocio mañana mismo habiendo invertido poco dinero.

No pienses en inversores todavía. Piensa en sacar al mercado algo que la gente quiera. Qué esté dispuesta a pagar por ello.

Contéstame a esta pregunta: Si alguien te pide dinero para montar una empresa con una rentabilidad digamos del 25%, ¿Donde lo pondrías? ¿En una empresa que no factura y parece que no lo va a hacer pero que tiene perspectivas globales? ¿o en una empresa que está dando beneficios desde el primer día aunque tenga perspectivas locales?

La primera mola.. pero posiblemente no termine funcionando. O sí, ¿Quién sabe?. La segunda no es tan atractiva pero parece más segura y posiblemente consigamos un retorno del dinero que prestamos.

Olvida todo lo que has visto en las revistas y películas de triunfos empresariales que nacen hoy en un garaje y en dos semanas están facturando millones de euros.

Triunfar en los negocios no es fácil.

Si alguien te dice que sí… Una de dos o te quiere vender un curso o no tiene ni puta idea – sin filtros –

Detrás de cada negocio, por pequeño que parezca hay mucho, pero mucho trabajo. Esfuerzo, horas no dedicadas a la familia y amigos.

No te quedes únicamente con la parte bonita.

Después de esta reflexión en «voz alta» voy a lanzar unas preguntas que tú mismo deberías hacerte antes de empezar a mover nada.

17 preguntas que debes hacerte antes de empezar tu negocio

¿Por qué quiero emprender?

Tu razón tiene que estar fundada en lo que realmente estás buscando. Me explico.

Si lo haces porque está de moda tu aventura de emprender no va a durar mucho.

Si quieres emprender será porque hay algo dentro de ti que te mueve a querer cambiar las reglas del juego.

Lo que hagas tienes que hacerlo con pasión y sobretodo tienes que sobresalir. No hagas las cosas como todo el mundo, busca tu diferencia.

¿Qué problema quiero resolver?

Céntrate en resolver un problema real, las quejas constante de las personas son una fuente vital para nosotros.

Todo está inventado. Es una afirmación y no creo que exista discusión al respecto.

No intentes inventar nada estrambótico, estamos aquí para ganar dinero cambiando la forma en la que se hacen las cosas y entre tantos divertirnos.

Por eso, piensa que nichos no están siendo atendidos o de que manera puedes innovar para atenderlos.

¿Quién es tu público objetivo?

No todo el mundo puede ser tu cliente.

BMW necesita un competidor, por eso existe Mercedes Benz o Audi.

Olvida llegar a todo el mundo con tu producto y céntrate en un público concreto. Procura ser constante en tu mensaje y dirígete a esa persona concreta.

¿A que no le hablas igual a tu amigo de toda la vida que a un niño de 3 años?

Pues igual tienes que hacerlo con tu público objetivo. Si es el niño de 3 años tendrás que usar un lenguaje más sencillo, sin tecnicismos e intentar mantener un nivel alto de excitación o agitación.

¿Ya tienes tu público objetivo definido? ¡Perfecto!

Esto te va a ayudar a establecer mejor las estrategias de marketing y de crecimiento. Vas a gastar menos dinero y vas a ir más a tiro hecho.

¿Cuanta pasta necesitas?

Me duelen los ojos y los oídos cuando escucho o leo a «pseudo gurús del internet» hablando de que puedes empezar un negocio en internet sin dinero. Una mierda para ellos – sin filtros -.

Para empezar una empresa vas a necesitar dinero. Sea en la economía real o en la economía digital.

¿Cuanto dinero tienes para dedicarle al negocio? Piensa en una cantidad y que esta no sea al azar.

No voy a entrar en formas de conseguir financiación porque no es el momento.

Hablo de fondos propios, si vas a montar una web de cursos de suscripción y los vas a dar tú, no va a ser necesario inversión en creación del contenido. Pero… ¿Sí te va a hacer falta para la difusión no?

Haz el calculo de cuánto vas a dedicar a cada rama del negocio.

¿Estas solo en esto?

Todo no es bonito.

Desarrollar la idea, hacer el business model Canvas mola, además el papel lo aguanta todo – como siempre digo –

Pero luego te topas con la realidad, hay días buenos y días malos y estos últimos pueden ser malos o muy muy malos. No hay un término medio en esta montaña rusa de emprender.

Es verdaderamente jodida la soledad en la que un emprendedor se encuentra ¿Cómo lo solucionas? Puedes contar con tus amigos, pareja, socios.

También puedes pertenecer a un grupo de MasterMind.

Yo los organizo, si quieres puedes escribirme y te unes a mi Grupo de MasterMind Online

¿El negocio es escalable?

Yo solo pienso en negocios escalables.

¿Qué es un negocio escalable? Te lo voy a resumir muy mucho. Es un negocio que puedes crecer tu número de clientes sin necesidad de aumentar dedicación tuya o ampliar plantilla.

Por ejemplo, un negocio de servicios es poco escalable.

Para tener un verdadero negocio tienes que crecer, si no estás dispuesto a ello estás montando un autoempleo y no es la idea ¿No? Si quieres tener verdadera libertad y no ser esclavo de tu negocio tienes que buscar que sea lo más escalable que puedas.

Si tu negocio no es escalable ahora mismo pregúntate que tienes que hacer para escalarlo.

¿Quién es tu competencia?

Todos tenemos competencia. Si no la tenemos es porque no hemos buscado bien, no queremos verla o lo que queremos vender no lo va a comprar nadie.

Cuando dicen «el que da primero da dos veces» puede estar equivocado.

Recuerdo mucho el caso de Google. ¿Fue Google el primer buscador? No. Antes que él vino WebCrawler, después Lycos, Exicte!, Altavista, Yahoo, Inktomi, Hotbot, Google, Fast, Ask, DirectHit, Teoma, Bing.

7 Buscadores antes de Google. ¿Quién ha dominado el mercado?

Es cierto que ser el primero te da un poco de ventaja, pero no significa que no seas capaz de hacer las cosas de otra forma o solucionar el problema de una manera más eficiente y mejor para el cliente.

Tienes que mantener a tu competencia vigilada. ¿Qué es lo que hacen? ¿Cómo lo hacen? y sobretodo… ¿Cómo puedes mejorarlo tú?

¿Qué te diferencia de tu competencia?

Ahora que ya sabes quien es tu competencia, te será fácil contestar a esta pregunta.

No clones. No lo hagas por favor. Usa a tu competencia para hacer productos mejores.

Si haces exactacamente lo mismo vas a ser eso… Otro más, vas a competir en precio y eso es bueno.

¿Cómo testar y validar tu proyecto?

Tienes mucha información llegado a esta punto. Es el momento de pensar la estrategia que vas a seguir para testar y validar tu producto o servicio.

Vas a encontrarte con la realidad de frente y vas a tener que mirarla a los ojos. No te queda otra.

¿Cuánto vas a necesitar para lanzar el proyecto? y ¿Como lo vas a hacer?

No puedo ponerte ejemplos porque se me ocurren millones de cosas y todo dependerá de lo que ofreces, a quien se lo ofreces y la competencia que tienes.

¿Estoy dispuesto a sacrificar mi tiempo y que esta sea mi forma de vida?

Un trabajo de 8 a 18 está bien también. Es cómodo saber que tienes que hacer y que cuando lleguen las 18 estas en tu casa tranquilo y sin «llevarte trabajo a casa».

Este camino que has elegido va a requerir muchos sacrificios. Aunque los beneficios son directamente proporcionales al esfuerzo, tienes que saber que es lo que pierdes, que es lo que ganas y ponerlo en una balanza… ¿Hacia que lado se inclina?

¿Tengo las habilidades necesarias?

Parece una obviedad pero puede ocurrir que tengas una buena idea y su «core» sea de base tecnológica – programación en javascript por ejemplo – y tú no tengas esos conocimientos.

Pregúntate si tienes las habilidades necesarias para llevar adelante el proyecto.

No solo debes tener conocimientos técnicos en cuanto a lo que se dedica tu negocio, también tienes que contar con habilidades de gestión, dirección de negocios y dirección de operaciones.

Todo tiene solución, las habilidades que no tienes puedes adquirirlas leyendo y sobretodo practicando.

¿Tengo claros mis objetivos?

Tienes que tener claros los objetivos que tienes con tu negocio a corto, medio y largo plazo.

¿Cuántas verticales quieres tener? ¿Quieres crecer con bootstrapping o mediante rondas de inversión?…

Tienes que tenerlo claro antes de empezar ya que la hoja de ruta será una u otra. Aunque siempre puedes cambiar la estrategia si ves que la que llevabas no funciona.

Un buen ejercicio para saberlo será preguntarte a ti mismo y contestarte lo más sinceramente posible ¿Cómo ves tu negocio dentro de 6 meses? ¿Y en 5 años? ¿Y en 10 años?

Las respuestas que salgan de esas preguntas marcarán el objetivo.

Tú solo tendrás que trazar la línea para llegar a él con un sistema.

¿Voy solo o acompañado?

Ni ir solo es bueno ni tener socios es bueno. – «Tas lucío» Ángel –

Tener socios e ir solo son dos caminos muy diferentes, ambos tienen cosas buenas y también cosas malas.

Si te faltan ciertos conocimientos tener un socio puede ser bueno para complementarte esa rama que tú no dominas bien. Pero ya sabes que las decisiones ahora no te corresponden a ti al 100%, tienes que contar con tu otra mitad.

Unirte a varios socios digamos que es «crear» un superhumano para ese negocio.

El equipo perfecto debe de tener todas las habilidades y estar en armonía entre todos sería lo ideal.

Si crees que lanzar tu idea de negocio es difícil… imagínate tener que seleccionar a otros socios.

Yo lo asimilo a buscar pareja. ¿Con quién quieres estar el resto de tu vida? Ten en cuenta que separarse de un socio es como separarte de tu pareja. En este caso debemos de separarnos de los sentimientos y establecer las bases de una buena relación, saludable, duradera y con visión en el largo plazo.

No está de más firmar un pacto de socios o cualquier documento que ponga la tirita antes que la herida – aunque nunca lo usemos – más vale que lo tengamos presente por si tuviéramos algún problema en el futuro. Nos quitará dolores de cabeza.

¿Qué estructura organizativa necesito?

Hay muchos modelos de estructura organizativa, cada cual es diferente a la anterior.

¿Cual es el mejor? No hay uno que destaque. Lo importante y lo que tienes que tener en cuenta es que tienes que tener una estructura delimitada, con una jerarquía clara y definición de funciones por cada uno de los integrantes.

En principio puede parecer que no lo necesitas – quizá es así – pero pronto te darás cuenta que necesitas tenerla para saber que perfil tienes que fichar o que te lastra en tu crecimiento.

Las estructuras organizativas puedes modificarla a medida que vas creciendo, ya que una figura puede serte muy útil al principio y más adelante puede no serlo tanto. O puedes ir probando hasta dar con la estructura que mejor se adapta a ti y tu empresa.

¿Necesito trabajadores?

Puede que necesites trabajadores o colaboradores externos.

De ser así ¿Cuántos necesitas para el funcionamiento de tu negocio?

Para llevar a término esta pregunta te vendrá bien saber primero la estructura organizativa de tu negocio.

Cuando pensamos en trabajadores no nos referimos al término estricto de trabajador como tal, con su nómina y todas las obligaciones. No es necesario que los contrates como trabajadores, pueden ser colaboradores externos, subcontratados, socios clave…

¿Qué gastos va a tener mi actividad?

Tendrás que tener en cuenta tanto los gastos fijos como los gastos variables de la actividad.

Los gastos fijos son los gastos que tienes por el hecho de abrir tu negocio. No están relacionados con el volumen de producción o el nivel de facturación

Algunos gastos fijos que puede tener tu empresa son: Alquileres, internet, teléfono, suministros – luz y agua -, impuestos, seguros, autónomo, hosting, dominio, asesoría…

Los gastos variables son los que están relacionados con el volumen de producción o nivel de facturación. Son directamente proporcionales, a más volumen mayor gasto.

Algunos gastos variables serían, reparaciones, inversión en marketing, logística…

Debes de conocer los gastos fijos que tendrá tu actividad y los gastos variables, haz un listado de todo lo que necesitas.

¿Quieres conocer mucha gente?

Si no eres una persona sociable vas a tener que aprender a serlo.

El mundo de los negocios – aunque sean negocios digitales – requiere de relaciones personales.

Tienes que empezar a hacer crecer tu red de contactos, estos tienen que tener la calidad suficiente como para que te ayude a crecer. Ya no hablo de clientes, hablo de proveedores, socios clave, distribuidores…

Con los clientes puedes tener más o menos nivel de relación.

Pero con tus proveedores tendrás que convivir y hablar mucho para conseguir mejores precios, llegar a tratos que te diferencien de la competencia…

Dedica un tiempo de tu semana a realizar acciones de networking. Es vital para tu negocio.

Debes aprender a como hacer Networking. Toma estas Ideas para hacer networking, seguro que te ayudan a crecer.


No quiero que tires tu tiempo, emprender no es para todo el mundo, por eso he querido recopilar para ti estas preguntas que seguro que te ayudan para saber si emprender es lo tuyo o no.

Deja un comentario

¿Necesitas ayuda legal?, no lo dudes y ...

Ángel Seisdedos Abogados
Calle Miguel Vázquez Delgado, 36, 3, C, 41309 San José de la Rinconada, Sevilla

Abrir el chat