Procedimiento civil por accidente de tráfico

Cuando la aseguradora no se hace responsable por el pago de la indemnización, correspondiente a la lesión causada por el hecho, toca valerse de un procedimiento civil por accidente de tráfico.

El baremo del 2016 explica cómo debe ajustarse la demanda y cuáles factores se deben tomar en cuenta para que no sea rechazada, y se acepte lo planteado. Explicaré con detalles y paso a paso lo necesario para iniciar el procedimiento civil.

¿Qué es un procedimiento civil por accidente de tráfico?

Los procedimientos tienen como fin una indemnización producto de un accidente de tráfico, en la que se reclaman lesiones y/o daños materiales. Sin importar el caso, las indemnizaciones, debían someterse a un procedimiento civil y se ventilaba un juicio verbal, sin embargo esto ocurría hasta hace poco.

Actualmente no se habla de un tipo de procedimiento específico para indemnizaciones por accidente de tráfico, por lo que corresponde regirse por las normal generales que determina la Ley de Enjuiciamiento Civil.

La mencionada Ley, habla en el artículo 249 y el 250 que se debe acudir a un juicio verbal cuando la cantidad que se reclama con la demanda es inferior a 6.000 euros. Por otra parte si supera ese monto, se procede a un ordinario.

Dependiendo del tipo de proceso civil, se establecerá en qué caso se necesita de un abogado y de un procurador para reforzar las garantías del proceso.

Cuando se trata de un procedimiento civil con juicio verbal, cuya cuantía sea menor a 900 euros, no se necesitará la intervención del abogado y procurador. En cambio, si se trata de un procedimiento civil con juicio ordinario, es necesaria la representación y defensa a través de un abogado y procurador.

¿En qué se debe basar el derecho a una indemnización?

La mayoría de personas comete una gran equivocación cuando realizan demandas civiles por accidentes de tráfico, ya que se amparan por el derecho a una indemnización por daños personales que estipula el artículo 1902 del Código Civil.

Lo correcto es que debe realizarse la demanda tomando en cuenta el nuevo baremo, el cual, dependiendo de su naturaleza, explica que se debe basar dicho proceso en dos cuerpos legales distintos:

Ley sobre Responsabilidad Civil

Cuando se realiza un reclamo de indemnización por lesiones, el procedimiento civil por accidente de tráfico se fundamenta en el artículo 1 de la Ley sobre Responsabilidad Civil; a su vez también se basa en la circulación de vehículos a motor.

Si se desea reclamar una indemnización por daños personales, el demandado tiene la carga de la prueba, y es quien debe acreditar la culpa exclusiva de la víctima.

Código Civil

Por otra parte, si se trata de un reclamo de indemnización por daños materiales, es cuando se debe hacer mención al artículo 1902 del Código Civil, sin importar que en el reclamo también se haga referencia a lesiones causadas.

La factura de reparación del coche será reintegrada si se acredita la culpa al demandado, además la misma sentencia otorga la oportunidad de indemnización por lesiones.

Cuando se usa el artículo 1902 en procedimiento civil por accidente de tráfico, se debe codemandar junto a la aseguradora al conductor del coche y al propietario, esto en caso de que no se trate de la misma persona.

Requisitos para procedimiento civil por accidente de tráfico

Según el nuevo baremo, existe una estructura de un sistema de trámites y plazos previos a interponer una demanda civil por accidente de tráfico. Esa estructura, obliga al accidentado a efectuar el reclamo inicial. También obliga a la aseguradora a dar respuesta antes de 3 meses, que contenga una oferta motivada en la que se explique el por qué considera que no cabe una indemnización.

El cumplimiento de esta primera parte de la estructura le otorga la posibilidad al lesionado de solicitar un informe forense, o en su defecto, costearse un perito privado para hacer un nuevo reclamo.

Según el artículo 7 de la Ley sobre Responsabilidad Civil: no se puede admitir la presentación de demandas en conformidad con el artículo 403 de la Ley de Enjuiciamiento civil, que no vengan acompañadas de documentos que argumenten el reclamo y su oferta o respuesta motivada.

Lo anterior se traduce en que, como requisito fundamental, deben entregarse todos aquellos documentos que acrediten el cumplimiento de todos los trámites, en conjunto a la demanda civil por accidente de tráfico.

Pruebas necesarias en un procedimiento civil por accidente de tráfico

Es necesario hacer valer cada material probatorio con el que se cuenta, de esta manera se garantizará que el procedimiento civil por accidente de tráfico se fructífero.

En primer lugar, lo recomendable, es que se solicite el parte amistoso original o copia del atestado a la aseguradora, aunque en muchos casos esta decida no hacer entrega. Si la aseguradora no cede a la petición, se puede aportar una copia y adjuntar a los documentos probatorios la petición denegada.

Mientras existan testigos presenciales, es buena idea presentarlos y usarlos como material probatorio, tanto en la audiencia previa si se trata de un juicio ordinario, o tras la admisión de la demanda en caso de un juicio verbal.

Otro punto es que, el nuevo baremo, obliga a que la demanda se encuentre acompañada de un informe valorador de las lesiones del demandante. Este informe debe ser bien elaborado por un médico forense o un perito médico privado. Si se trata de un perito médico privado, debe citarse como testigo el día de la vista oral.

De igual manera, solo el informe pericial no acredita la existencia verdadera de las lesiones de la víctima. Es por esto que hay que agregar toda la documentación médica con la que se cuente: informes médicos, ingresos a emergencia, consultas médicas, exámenes realizados, radiografías, entre otras. Así como también las respectivas facturas de cada pago realizado para reclamar y solicitar la demanda.

Artículo 23 de la Ley de Enjuiciamiento Civil

Lo último a recomendar es agregar el contenido del artículo 231 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la cual habla de que: el tribunal debe cuidar de que puedan ser subsanados los defectos que se presenten en los actos procesales de ambas partes. Claro está, siempre que se en los actos se manifiesta el interés y la voluntad de cumplir con los requisitos exigidos. Con esto se garantiza una segunda oportunidad para repetir el caso si se ha cometido algún error.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *