¿Cómo impugnar un testamento?

Una de las situaciones que ocurren con mayor frecuencia en la aceptación de herencias, es que el heredero no se encuentra conforme con la herencia por lo que prefiere impugnar el testamento.

Sin embargo, ese proceso no se trata solo de tomar la decisión de hacerlo, sino en saber si tienes razones suficientes para hacer el reclamo y cómo iniciar el trámite.

Si estás interesado en saber cuándo tienes razones suficientes para impugnar un testamento y cómo se realiza el reclamo, te indicaré en este caso, información que te será de mucha ayuda y que te enseñará sus causas legales.

Impugnación de un testamento

En términos jurídicos se habla de impugnación de un testamento cuando el heredero no está de acuerdo con lo que el testador estipuló en el testamento.

Puede tratarse de que se esté en total desacuerdo o solamente a una parte especifica del documento.

Si el testamento concurre algunas de las causas legales, puedes impugnarlos a través de una solicitud de nulidad del documento. También hay que tomar en cuenta que todo aquel heredero que no se encuentre protegido por la legislación hereditaria, podrá fácilmente impugnar el testamento.

Razones para solicitar la impugnación de un testamento

Las situaciones que pueden ser causas legales dependen del nivel de desacuerdo que tenga el heredero con el testamento, al igual que de otras razones más de las que hablaremos:

Preterición

Quizás desconozcas el término pero no es más que, cuando el testador no incluye a un legitimario o heredero forzoso en el testamento. Para entender la razón hay que recordar los caudales hereditarios que se dividen en 3 aspectos: legítima, mejora y libre disposición.

Los testadores no pueden privar de otorgar la herencia a los herederos forzosos. Solo pueden hacerlo cuando ocurre un caso que sea expresado y argumentado basándose en la ley.

Tampoco puede ocurrir que un testador omita en su testamento a alguna persona legitimaria, en caso de ser así, esa persona desplazada podrá impugnar sin inconvenientes la herencia.

Debo destacar que la preterición cuenta con 2 cortas realizaciones:

  • Cuando es intencional, es decir que el testador, para el momento de la realización del testamento, estaba consciente de que estaba omitiendo a un heredero.
  • Y cuando su razón no es intencional o es errónea. Como cuando se omite a un heredero forzoso, por privacidad, y más que todo por la ignorancia del testador.

Irrespeto a las cuotas de legítima

Existe la posibilidad de que ocurra que el testador no haya cancelado en totalidad la legítima a un heredero forzoso. En esta situación la persona opta por impugnar el testamento, y a su vez realizar el cobro de su parte completa.

Incapacidad del testador

Cuando el testador es una persona que está incapacitado judicialmente, puede que la persona encargada de la tutela quiera cambiar el testamento. Podrá quizás nombrarse por sí mismo como heredero universal, luego de haber convencido a su progenitor.  

Aunque es un caso no recurrente, si sucede, el resto de herederos simplemente deberá alegar por la verdad. Demostrar que el testador no cuenta con la capacidad legal para otorgar un testamento, y que por lo tanto no tiene validez.

Una persona incapacitada judicialmente es alguien menor de los 14 años de edad. También puede ser una persona determinada como mentalmente inestable, lo que no le permite decidir o actuar de manera acorde y correspondiente a sus intereses.

Estas personas suelen ser de fácil manipulación o convencimiento así que cualquiera de los otros herederos (si no están de acuerdo con el testamento) podrán solicitar la impugnación del testamento.

Por otra parte si no poseen un argumento médico que demuestre su estado, serán expertos los que deberán evaluar la supuesta incapacidad, siempre y cuando el testador se encuentre aún en vida.

Víctima de amenazas, intimidaciones, violencia o fraude

Si el testamento es realizado bajo influencias violentas de una persona externa, se cataloga como un testamento condicionado externamente. Su contenido no es fiable, por lo tanto es nulo.

En el Código Penal español la extorsión es considerada como un delito, lo que, en materia de herencias y testamentos, se considera como: un acto delictivo que quiere condicionar la libertad de testar.

Si ocurre el caso de una extorsión con violencia física, a parte de anular el testamento, la persona que realizó el delito será puesto a la justicia para ser castigado.

Desheredación injusta

Puede ocurrir que el testador decida desheredar sin causas probables o justas a alguien. Por carecer de causas o razones legales el desheredado puede proceder a exigir la invalidación del testamento.

Mal redacción del testamento

Se trata cuando el testamento cuenta con defectos de redacción por parte del testador. Es por eso que hay que destacar que las formas más habituales y correctas de otorgar un testamento son:

  • Un testamento abierto en donde el testador hace manifiesto de su voluntad ante un Notario y este se encarga de redactarlo.
  • Un testamento cerrado realizado también ante un Notario pero redactado por la misma persona.
  • Y un testamento ológrafo que es cuando lo redacta el testador sin intervenciones.

¿Es posible que el testador prohíba impugnar el testamento?

Capaz te preguntes si el testador (en caso de encontrarse en vida) puede rechazar o no permitir la impugnación del testamento, a lo que se debe responder que no.El heredero puede realizar la nulidad del testamento sin importar si el testador rechaza la acción.

El testador solo podrá asegurarse de que, el heredero que solicitó la impugnación, reciba lo que justamente debe recibir. Sin que exceda de lo que le corresponde por ley estricta.

¿A dónde debo dirigirme para impugnar un testamento?

El inicio del proceso judicial se dará una vez que el interesado se dirija al Juzgado de Primera Instancia, ubicado en el lugar en el que falleció el testador, ahí deberá presentar la respectiva demanda judicial.

En este proceso es obligatorio el acompañamiento y la intervención de un Abogado que preferiblemente sea especialista en materia hereditaria, y un Procurador.

Por otra parte, hay que mencionar que el plazo para la impugnación del testamento  es de 15 años que empiezan a contar desde el día que el testador fallece, Aunque también desde el momento en que el heredero recibe la copia autorizada del testamento que desea impugnar.

Sin embargo si te encuentras en Cataluña, deberás realizar un proceso de impugnación distinto a diferencia del resto de España. Esto se debe a que allí se rigen por su Código Civil propio.

Deja un comentario

¿Necesitas ayuda legal?, no lo dudes y ...

Ángel Seisdedos Abogados
Calle Miguel Vázquez Delgado, 36, 3, C, 41309 San José de la Rinconada, Sevilla

Abrir el chat