Abogados enfermedades profesionales

Abogado para enfermedades profesionales, porque tu salud es lo más importante

Cuando se detectan muchas de las enfermedades profesionales, ya es demasiado tarde. El día a día en algunos trabajos y puestos hace que la salud del trabajador merme de forma imperceptible. Y esto a la larga afectará a su vida. Protege tu salud gracias a un abogado de enfermedades profesionales.

El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional. Sobre todo cuando tienes que pelearte con el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Sanidad y el empresario para defender tu derecho a la salud y a recibir una indemnización justa. Y es que a veces parece mentira, pero se suelen poner muchos impedimentos para conseguir lo que te mereces.

Es por eso que tener a un abogado para enfermedades profesionales a tu lado facilitará todo el proceso, acelerándose al conocer todos los trámites, procesos y mecanismos que se deben realizar para que tu enfermedad profesional se diagnostique y te la compensen.

¿Te llamo?

¿Qué es una enfermedad profesional?

Una enfermedad es una afección causada por el puesto de trabajo que se desempeña. Puede ser producida por la exposición a diferentes tipos de elementos o por el tipo de función que se está realizando. Esto permite identificar las diferentes formas de que una enfermedad profesional puede surgir.

Agentes químicos

Los gases y líquidos que el cuerpo humano absorbe pueden llegar afectar el bienestar de la persona de muchas maneras. Y aunque en pequeñas dosis no se nota un cambio a corto plazo, la exposición de forma prolongada es la principal razón por la que las enfermedades profesionales derivadas de agentes químicos aparecen al final de la vida laboral.

Algunas de las enfermedades producidas por estos elementos son dermatitis, afecciones respiratorias crónicas, alergia, tumores malignos e intoxicaciones. 

Agentes físicos

Suelen ser enfermedades que afectan tanto a los órganos como al sistema musculoesquelético, siendo causa de enfermedades profesionales que afectan a la movilidad de los trabajadores. En los agentes físicos entran tanto objetos sólidos, líquidos como vibraciones sónicas o energía. También las malas posturas.

Por poner algunos ejemplos de enfermedades causadas por agentes físicos: sordera, enfermedades angioneuróticas, enfermedades osteoarticulares, enfermedades de las bolsas serosas, fracturas, tendinitis y esguinces.

Agentes biológicos

En este caso se trata de la exposición a organismos, como virus o bacterias, que se pueden introducir en el trabajador. Suele ser más común en aquellos empleos donde se trabaje con este tipo de materiales, como laboratorios o centros hospitalarios. También en el sector de la ganadería.

Algunas de las enfermedades profesionales derivadas son Hepatitis, Sida, Herpes, Zoonosis, Tétanos, Tuberculosis y Parasitosis.

Enfermedades comunes motivadas por la vida laboral

A veces no tiene que estar la enfermedad en origen en el puesto de trabajo, sino que las funciones y la calidad del puesto afectan a enfermedades comunes y que ya hubiesen estado presentes antes de iniciar la relación laboral. Es decir, si las condiciones favorecen la aparición de síntomas relacionados y agudiza las consecuencias.

Algunos supuestos que pueden producir una enfermedad profesional

Para que te hagas una idea de que las enfermedades profesionales pueden afectar a cualquier profesión. Porque siempre te puedes imaginar a los mineros afectados por los pulmones, pero estas dolencias están más cerca de lo que te imaginas. Te explicamos algunos casos reales:

Un albañil está expuesto a agentes físicos, ya que debe trabajar con su cuerpo. El uso inadecuado de las herramientas, así como la carga de material sin realizar los movimientos correctos pueden provocar una hernia, además de lesiones en las articulaciones.

Un pintor tampoco se salva de las enfermedades profesionales. Y es que su profesión está repleta de pinturas con diferentes agentes químicos que pueden entrar por las vías respiratorias. Estas sustancias pueden tener un componente tóxico que, inhalado durante muchos años, acaban produciendo asma y otras enfermedades respiratorias.

Tampoco se salva un oficinista. Estar 8 horas sentado en una postura incorrecta delante de un ordenador acaba afectando al sistema musculoesquelético. No tratarlo a tiempo ni corregir la posición puede generar deformaciones severas que requerirán de mucho trabajo y rehabilitación para recuperar la normalidad.

Un granjero que trabaja con fertilizante y está en constante contacto con los animales puede acabar con parásitos en su interior, además de una gran cantidad de enfermedades transmitidas por las bacterias que viven en los animales. El uso de material higiénico y tener una buena salubridad es fundamental para tener una vida de campo.

¿Por qué acudir a un abogado especialista en enfermedades profesionales?

Si sientes que en tu trabajo o profesión eres vulnerable a alguna enfermedad profesional, no dudes en informarte para saber si puedes hacer algo al respecto. Y es que uno de los mayores problemas ante las enfermedades profesionales es el desconocimiento. Por eso un abogado en enfermedades profesionales podrá ayudarte.

Orientación

Solo tienes que explicar en qué consiste tu trabajo, con qué máquina trabajas, qué funciones realizas y aquellos elementos de tu puesto que te generan más inquietud. De seguro que has encontrado algo que crees que se está haciendo mal y no le han puesto solución.

Acudiendo a un abogado de enfermedades profesionales podrás saber si los procesos productivos se están realizando de forma correcta según corresponda a la ley. 

Asesoramiento

En el caso de que sea así o no, el profesional que te atienda será capaz de recomendarte las siguientes acciones a realizar: hablar con los superiores o con el responsable de prevención de riesgos laborales. En el caso de que esto no funcione, podrían iniciarse otro tipo de procedimientos para salvaguardar tu bienestar.

Es por eso que te planteará un abanico de opciones y sus posibles resoluciones, para que puedas decidir qué es lo que quieres hacer y cómo quieres hacerlo.

Lucha por tus derechos

Una vez te decidas, el abogado de enfermedades profesionales se encargará de representarse tanto en la empresa como ante las autoridades correspondientes, como puede ser Inspección de Trabajo. Para ello iniciará procedimientos de denuncia correspondientes.

Con toda la maquinaria puesta en marcha, tú no debes preocuparte más que de proteger tu salud. Todo el tema legal y de documentación estará en manos de un profesional experto.

Gestión de indemnizaciones

Si el daño ya está hecho, si ya es irreparable, lo único que puede hacer es indemnizar al trabajador afectado. Pero si no se gestiona la solicitud de indemnizaciones de forma adecuada, puede ocurrir que no recibas la que realmente te pertoca por tu enfermedad profesional.

Es por eso que el abogado especialista en enfermedades profesionales removerá cielo y tierra para que tu sacrificio en el puesto de trabajo sea recompensado.

¿Y si eres empresario, cómo puede ayudarte?

No siempre el trabajador tiene la razón. A veces se trata de enmascarar su propia negligencia culpando a la empresa, aunque no sea de forma voluntaria; simplemente porque no se han leído el manual de prevención de riesgos laborales o, peor aún, están realizando funciones de forma incorrecta.

En este tipo de situaciones el abogado en enfermedades profesionales será capaz de demostrar que el trabajador ha obrado mal, y que no es culpa de la empresa. Esto ayudará a que el proceso sea mucho más sencillo, ahorrando tiempo y dinero.

Un abogado con experiencia en enfermedades profesionales ayudará a resguardar tu vida

Tanto un accidente de trabajo como una enfermedad profesional son momentos traumáticos, ya no solo en el ámbito de la medicina, sino en el ámbito laboral. Hay dolencias que te impedirán trabajar, incluso disfrutar de las aficiones que siempre has tenido. No te la juegues y deja que los profesionales protejan tu salud.

Te escuchará y conocerá las condiciones de tu trabajo

Realizar un estudio y analizar las condiciones de tu puesto de trabajo va a ser el primer paso para evaluar tu situación. El abogado laboralista experto en enfermedades profesionales tendrá en cuenta el más mínimo detalle para corroborar que esa enfermedad podría haberse evitado, por ejemplo, con los equipos de protección adecuados.

Si ya es tarde y ya te plantean un grado de invalidez, el abogado recopilará todas las pruebas necesarias para que este se ajuste tanto a tus intereses como al daño real causado por la enfermedad profesional.

Revisará la política de prevención de riesgos laborales de tu empresa

No significa que esté mal, pero es posible que no se esté aplicando de la forma correcta. Quizás tu entraste en tu puesto de trabajo y aquella persona que te instruyó no te explicó lo que debías hacer para evitar exponerte a diferentes agentes. También ocurre que el manual de prevención de riesgos laborales raramente se acaba de leer.

Así que como primera recomendación siempre, pídelo. Te deberían dar un ejemplar el primer día de trabajo, así que no te de pereza leértelo unos días para luego ir contrastando cómo se hacen las cosas. Porque es mejor prevenir que curar.

Te aconsejará sobre qué hacer en todo momento

Puede que el daño ya esté hecho, o hayas identificado que se están realizando algunas acciones de forma equivocada y que te afectan tanto a ti como al resto de trabajadores. Para evitar conflictos, es aconsejable que consultes con el abogado laboralista para que te indique cómo proceder de forma cordial.

Esto debe ser con una comunicación clara y con confianza. Si el empleador decide que lo que se hace mal no se cambia, las acciones a tomar tendrán un cariz muy distinto, por lo que un representante de la ley es fundamental para defender tus intereses de salud en los tribunales.

¿Cuando contar con los servicios de un abogado especialista en enfermedades profesionales?

Como ya hemos dicho, no hace falta esperar a que surja para tomar cartas en el asunto. El derecho laboral, así como cualquier real decreto o ley del ámbito de las enfermedades profesionales, siempre tratará de prevenir el mal antes de tener que indemnizar el daño causado por mal uso o negligencias. Y esa es la base del bienestar.

Prevención de enfermedades profesionales

Resuelve cualquier duda con los abogados expertos en prevención de riesgos laborales para saber si las cosas se hacen bien o mal. No confíes si tu intuición te dice lo contrario, porque los malos hábitos cuando se trabaja con agentes químicos o biológicos tiene resultados nefastos.

Una consulta a tiempo asegura una salud de hierro a los 80 años.

Protección ante enfermedades profesionales

Te has expuesto a una enfermedad profesional y ahora estás peleándote para que la Seguridad Social te de una pensión e indemnización digna para ello. Quizás pasen años si no sabes cómo reclamar, y cuando lo consigues te das cuenta de que la invalidez que te han asignado tiene unos grados que no corresponden a la realidad.

Defiende tus derechos laborales, defiende a tener una vida digna y a evitar el sufrimiento innecesario que la burocracia genera.

Somos el escudo legal para tu salud, somos los abogados de enfermedades profesionales que necesitas

Si crees que puedes estar afectado por una enfermedad profesional o tienes miedo a que se produzca, no esperes más. Nuestro equipo de abogados expertos en enfermedades profesionales te ofrecerán el mejor servicio que puedas encontrar en Sevilla y alrededores.

Contacta con nosotros a través de teléfono, correo electrónico o acudiendo a nuestras oficinas. No esperes más y deja que nosotros protejamos tu salud ante la negligencia en la prevención de riesgos laborales.

¿A qué esperas?

¿Te llamo?

Solicita información sin compromiso

Cuenta con el asesoramiento de un abogado experto.

Ángel Seisdedos –

Contactar ahora

¿Necesitas ayuda legal?, no lo dudes y ...

Ángel Seisdedos Abogados
Calle Miguel Vázquez Delgado, 36, 3, C, 41309 San José de la Rinconada, Sevilla

Abrir el chat